Retorna la industria electrónica y textil a Tierra del Fuego

El Gobierno de Tierra del Fuego comunicó este lunes la aprobación del protocolo sanitario que permitirá volver a producir, a partir de esta semana, a las fábricas electrónicas y textiles instaladas en la provincia al amparo de un régimen de promoción económica y fiscal. Estas empresas se encuentran inactivas desde la instauración del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus. El Ministerio de Salud fueguino informó que, además de una serie de reglas generales, cada establecimiento industrial deberá contar con un protocolo particular autorizado por el Comité Operativo de Emergencia (COE) y que será convalidado por el Ministerio de Producción provincial. Para ello, las empresas ya vienen realizando adecuaciones a sus instalaciones desde hace semanas, y los edificios están siendo inspeccionados por autoridades y por representantes de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), el gremio que agrupa de los trabajadores del sector.

articulos_5031_1_171121_776316

La normativa que reabre el Polo Industrial Fueguino como parte de la llamada “cuarentena administrada”, establece que las fábricas de las ciudades de Río Grande y Tolhuin comenzarán a funcionar desde este miércoles 6, mientras que las instaladas en Ushuaia podrán hacerlo desde el miércoles 13. Las dos primeras ciudades no registran casos positivos de coronavirus.

Las empresas deberán gestionar un protocolo y el Ministerio de Producción y Ambiente será quien autorice el inicio. A su vez, la cartera de Trabajo y Empleo controlará y fiscalizará el cumplimiento de las pautas de salud para las contingencias.

“En las recorridas que hemos hecho por industrias de Río Grande hemos constatado las medidas que se adoptarán para garantizar el aislamiento social, el uso adecuado de espacios comunes, las barreras de protección en las cadenas de producción y los mecanismos de logística y transporte”, señaló el ministro de trabajo fueguino, Marcelo Romero, a medios locales.

Según Romero, “no se puede hablar de normalidad porque habrá restricciones de todo tipo y, por ejemplo, no irán a trabajar los empleados incluidos en los grupos de riesgo”, indicó el funcionario.

En la primera etapa de la reactivación industrial fueguina, las plantas producirán en tres turnos diarios de no más de cinco horas, con una dotación reducida del 30% de empleados que estarán distanciados cada 2 metros como mínimo.

Además, el ingreso y egreso de personal será regulado y por puertas diferentes, y los operarios serán sometidos a controles de temperatura y vestirán equipamiento de seguridad. Habrá desinfecciones periódicas de las instalaciones, se buscará la menor manipulación posible de objetos y el control de operaciones se realizará, siempre que sea posible, de manera remota, explicaron las fuentes oficiales consultadas.

Las empresas de Río Grande BGH y Mirgor serían las primeras en volver a funcionar entre las electrónicas, mientras que Australtex y Sueños Fueguinos se adelantarán en el rubro textil. (cedena3.com)


Deja un comentario