La gobernadora Rosana Bertone realizó el balance del año

La gobernadora Rosana Bertone, comparó la metodología del macrismo con la que aplicó Cristina Kirchner, luego de los incidentes en el Congreso, y admitió la pérdida de federalismo con el pacto fiscal. Se hizo cargo de la demora en la obra pública provincial, teniendo los fondos para costearla, pero aseguró que en 2018 se verán resultados. Hubo una especial mención al senador fallecido Jorge Garramuño, cuya ausencia marcó la fractura del espacio político que la llevó al poder, y eliminó la oposición responsable que esperaba tener. Bertone aspira a que, antes de que finalice su mandato, la margen sur se convierta en un municipio independiente. Como principal objetivo para el año entrante, marcó la importancia de sostener la paz social en la provincia.

59c8d973b0d40_645x362

Bertone en Definiciones:

-La gobernadora colocó en la columna del Debe a la situación industrial fueguina, que no ha logrado diversificarse. “Nosotros logramos que no se transfiera la caja de jubilaciones, que no se armonice y siga la progresividad para jubilarse hasta los 60 años. Hemos logrado pagar haberes y aguinaldo en tiempo y forma, los 180 días de clase, estamos haciendo muchísimas inversiones en obra pública, pero tenemos que ser más creativos en el tema industrial”, manifestó.

– Las perspectivas para el 2018 no son buenas y “económicamente va a ser un año difícil para todos -anticipó-. A lo mejor es un año de mejor crecimiento y eso nos ayuda; pero si no fuese así, este plus de pacificación social que hoy tiene Tierra del Fuego, es la base para que la sociedad pueda crecer”.

-Bertone negó una planta política desmedida, en una coyuntura de crisis: “Yo comencé con una planta política muy pequeña, de 200 funcionarios, y tuve muchísimas dificultades para ordenar el estado, que estaba desmadrado. Tuve que ampliarla para poder trabajar, pero no hicimos un crecimiento exponencial de la planta política ni lo vamos a hacer. Somos muy cuidadosos con el gasto, yo no me pienso aumentar la dieta ni aumentarla a mis ministros, o aumentar mis viáticos. Vivo austeramente en mi propia casa, no le gasto al estado, compro mi comida, tengo la mínima custodia necesaria. Trato todo el tiempo de resguardar que no haya hechos de corrupción, y los peronistas tenemos el estigma, a veces cierto y a veces inventado, porque la corrupción cruza la Argentina y Latinoamérica”, señaló.

– Respecto de los rumores de que Del Val firmó un dictamen en su contra por las compras secretas de la Secretaría de Seguridad, indicó que “las compras secretas se están auditando en el Tribunal de Cuentas, estamos llevando los expedientes y tienen el control del tribunal. No estamos preocupados porque en esas compras no hubo corrupción. A mí no me pueden acusar de corrupción y no se robó un centavo. Lo que se compró, se compró inclusive a menor precio. No les gustará el método con el que compré, porque no les gusta lo secreto, pero la ley 1015 da una metodología. Si a la Legislatura o al Tribunal de Cuentas no le gusta esa metodología, tienen que cambiar la ley. Yo voy a usar la ley que tengo”, sentenció. (p23.com.ar)


Deja un comentario